El té en China: mucho más que una infusión

Por Ing. Alim. Agustín Sola

El Ministerio de Comercio de la República Popular de China organizó este año, en forma conjunta con el Zhangzhou College of Science and Technology -primer colegio del mundo especializado en la industria del té- un Seminario sobre Comercio Internacional e Industrialización de Té para Países en Desarrollo.

Debido a la importancia de Argentina como productor y exportador mundial de té y al potencial de crecimiento que exhibe su sector tealero, nuestro país, junto a otros 28, fue invitado a postular precandidatos para participar del encuentro, realizado en la provincia de Fujian, al sudeste de China.

Fue así que un profesional de la Dirección de Agroalimentos, de la Subsecretaría de Agregado de Valor y Nuevas Tecnologías, fue seleccionado y viajó para tomar contacto directo con las formas de producir y comercializar té del país que dio origen a esta infusión y que a su vez es el principal productor y consumidor mundial.

Las plantaciones recorridas durante el Seminario se desarrollan con distintos grados de desnivel y se cultivan a mano. Pero independientemente de las particulares características agronómicas y tecnológicas de las explotaciones, es un hecho que el té es mucho más que un cultivo tradicional.

Su producción no solo ha impulsado el desarrollo de la economía de este enorme país sino que está enraizado profundamente en su cultura. El consumo forma parte de la vida diaria y se halla muy extendida la convicción de que practicar la cultura del té mejora la salud, el espíritu y la sabiduría de las personas. El cultivo ha dado pie al desarrollo de una vasta serie de derivados elaborados con hojas de té o con sus extractos que han convertido en habitual el consumo de la infusión a través de productos que en nuestro país serían considerados como formas de uso no convencional.

El té verde y otras variedades se comercializan por canales cada vez más diversificados, abarcando las tradicionales ferias y mercados, las casas de té, los supermercados, los comercios especializados, los puntos turísticos y la venta por internet. Se han desarrollado recorridos vinculados a la cosecha y la elaboración del té, y abundan las manifestaciones de arte, las obras caligráficas y las películas vinculadas a esta bebida. Existen museos y publicaciones especializadas, y se dictan cursos sobre ciencia y cultivo, arte y cultura, promoción del consumo y marketing del té en distintas instituciones educativas, tejiendo así un complejo entramado de acciones que han incrementado el consumo interno y externo de esta infusión.

El intercambio efectuado con profesionales chinos y con especialistas de África y Asia permite apreciar que nuestro país ha realizado un importante recorrido con respecto a la producción tealera, pero también tiene un ancho camino a transitar para continuar agregando valor a la industria del té y fomentando su consumo.

Pasas de uva

Por Cdora. Patricia Doreste - Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca

Argentina ocupa hoy el séptimo puesto en el ranking de productores mundiales de pasas de uva, y la creciente demanda internacional coloca al país...


Liofilización de alimentos

Por Téc. Magali Parzanese


El producto, en tiempo y forma

Por Lic. Eduardo Guardini


Para informarse y sorprenderse

Por Viviana Camerano

La industria agroalimentaria crece y se expande en todas sus facetas: productos, envases, sabores, marketing, técnicas de elaboración. De ahí la...


Volver al buscador