ACEITES NO TRADICIONALES

Por Ing. Alim. Daniel Franco - Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca

Canola y Cártamo

CANOLA


La colza doble cero Canola es un cultivo de invierno desarrollado a partir del mejoramiento genético del género Brassica. De semilla pequeña, contiene más de 40% de aceite, mientras que la harina contiene de 38 a 40% de proteína. Su aceite es considerado de alta calidad porque contiene bajos niveles de ácidos grasos saturados
Su aceite es considerado de alta calidad porque contiene bajos niveles de ácidos grasos saturados y alto porcentaje de ácidos grasos no saturados, tan recomendados para las dietas alimenticias, asociado a una disminución del riesgo de enfermedades coronarias.
La capacidad del cultivo de desarrollarse en una amplia gama de climas y suelos lo hace una opción válida de ser cultivado en las diferentes zonas agroecológicas de Argentina, Uruguay y Paraguay.
A diferencia de la mayoría de los cultivos oleaginosos que se producen en época estival, la colza, por su ciclo inverno-primaveral, accede al mercado en otra época del año, incrementando el abastecimiento de la industria y no superponiéndose con las demás especies oleaginosas.
Se constituye entonces, en una alternativa válida para dispersar riesgos agroeconómicos y obtener mayores beneficios a través de una producción diversificada.

INTRODUCCIÓN

El cultivo de colza en nuestro país se inició en la década de 1930. Hacia los años ‘40, la industria utilizaba más de 40.000 toneladas de esta oleaginosa en la elaboración de aceite, pero la producción fue decreciendo hacia los años 60.

Dado que debido a su alto contenido de ácido erúcico se cuestionaban aspectos nutricionales del aceite, en la década del 60 Canadá comenzó con una labor de mejoramiento orientada a lograr un mejor aceite comestible.

Además la harina que se obtenía -a pesar de su alto valor proteico- presentaba problemas para la alimentación animal debido a la presencia de glucosinolatos.

Los cultivares obtenidos en Canadá con menor contenido de ácido erúcico y glucosinolato dieron origen a la denominación “Canola” (Canadian Oil Low Acid), término que se con el tiempo comenzó a ser utilizado prácticamente como sinónimo de “colza”.

Debido al avance genético protagonizado por Canadá, se manifestó un gran interés en los mercados internacionales.

En la Argentina, el INTA, junto a otras instituciones, alentó la introducción y evaluación de variedades en nuestro país. Se realizaron ensayos de evaluación de cultivares, épocas de siembra, fertilización, densidad y distancia entre surcos, profundidad de siembra y monitoreo de lotes comerciales.

PRODUCCIÓN MUNDIAL
La colza es el tercer aceite en importancia a nivel mundial, después de la de palma y la de soja. Representa aproximadamente el 15 % del total que se elabora en el mundo. Los mayores productores son los países de la Unión Europea (Alemania, Francia), China, Canadá e India.

El comercio internacional del aceite de colza representa aproximadamente el 15 % del total producido. Los mayores exportadores son Canadá y los países de la Unión Europea. Por su parte las importaciones se concentran en Estados Unidos.

PRODUCCIÓN ARGENTINA
La producción de colza-canola en las últimas dos décadas muestra dos períodos claramente diferenciados. En el primero de ellos la tendencia es decreciente hasta llegar a un mínimo en la campaña 97/98. En los años siguientes, y más allá de variaciones anuales, la tendencia se revierte.

La provincia de Buenos Aires es la que muestra la mayor superficie implantada con colza-canola.

Los rendimientos también muestran incrementos en los últimos diez años. Pasaron de 10,8 quintales por hectárea en la campaña 2001/2002 a 18,3 en el ciclo 2010/2011.
Debido a recurrentes problemas de comercialización, el cultivo no obtuvo en Argentina el desarrollo que había alcanzado en otros países.

Si bien se produjeron nuevos trabajos tendientes al desarrollo del cultivo, se repitieron los problemas en las fases de acopio y comercialización.

Actualmente, el país dispone de cultivares adecuados, y de tecnología básica para el manejo del cultivo, lo que permite obtener una producción acorde a la requerida por los mercados más exigentes. Se debe seguir trabajando para lograr un crecimiento sostenido de la superficie y producción.

INDUSTRIALIZACIÓN
El incremento en la producción primaria en la última década generó un aumento en el nivel de industrialización.

Si bien no hay una tendencia clara, el volumen promedio industrializado en el último quinquenio es marcadamente superior al de la primera mitad de la década.

2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010
Molienda 3.064 7.149 6.060 6.517 11.420 201 40.582 21.085 17.459
Produc. aceite 1.396 4.626 2.714 8.255 4.502 61 17.809 8.280 5.536
Produc, pellets 1.578 5.915 3.326 9.920 6.815 110 24.248 10.949 7.642

Casi la totalidad de la industrialización de colza – canola se realiza en plantas ubicadas en la provincia de Buenos Aires.

MERCADO INTERNO
En el mercado interno se registran dos marcas comerciales de aceite de Canola
Vitolio, En su planta situada en Lobería, provincia de Buenos Aires, produce aceite de Canola de primera presión en frío y purificado por decantado, centrifugado y filtrado, sin refinación química.
Krol. Elabora aceite de canola virgen, prensado en frío producido y comercializado en Argentina por la firma Amerika 2001 S.A.
Además, algunos supermercados comercializan aceite de colza con marca propia.
EVOLUCIÓN DE LAS EXPORTACIONES

La exportación de aceite de colza-canola muestra una tendencia similar a la verificada para en la molienda: los volúmenes exportados en los últimos años de la década son mayores al promedio de los primeros años de la misma.


El aceite se destina mayoritariamente al mercado externo, siendo Brasil el principal demandante. En los últimos años se registran embarques a Chile.

De acuerdo a la información disponible, Cargill es la principal empresa exportadora de aceite de colza-canola.

CONCLUSIÓN
Teniendo en cuenta el liderazgo de nuestro país en la producción de aceites, la colza podría ocupar un lugar importante dado que el producto presenta gran demanda mundial.


Con la incorporación de este cultivo se favorecería la ampliación de la superficie destinada a oleaginosos en el país. Los oleaginosos que produce actualmente Argentina –fundamentalmente aceite y soja- son de época estival. La colza, por su ciclo invierno – primavera accede al mercado en otro período del año, por lo que abastecería a la industria en momentos de baja utilización.

Además, debido a su capacidad para crecer y desarrollarse con bajas temperaturas, constituye una de las pocas especies oleaginosas aptas para ser cultivadas tanto en zonas templadas como frías, convirtiéndose de tal modo en una alternativa al trigo.

Más allá de lo expuesto, existen problemas de orden tecnológico que es necesario atender. Para afianzar la producción de colza - canola se debe:

• Estudiar y experimentar la implantación del cultivo bajo el sistema de siembra directa.
• Estudiar lo referente al control de malezas y de las principales enfermedades.
• Mejorar la transferencia de la tecnología disponible.

Asimismo, se necesita mejorar la infraestructura comercial, con más compradores y puntos de recibo.

Actualmente, el país dispone de cultivares adecuados, cuenta con tecnología básica para el manejo del cultivo, y obtiene una producción acorde con los requerimientos de los mercados más exigentes. Es necesario seguir trabajando para lograr un crecimiento sostenido de la superficie y producción.
CARTAMO

El cártamo (Carthamus tinctorius L.), también conocido como alazor o falso azafrán, es una planta anual, de la familia Compositae o Asteraceae parecido a los cardos y adaptado a climas cálidos y secos. Sus usos más importantes son como aceite comestible y alimento para pájaros. Las cabezuelas florales se encuentran en la parte terminal de tallos ramificados, espinosos; su color es rojo, naranja, amarillo o blanco. Cada capítulo puede tener entre 15 a 30 semillas, estas son similares al girasol pero algo mas cortas, su color normalmente es blanco pero también puede ser grisáceo. El cultivo puede ser sembrado y cosechado con los mismos equipos usados para los cereales de “fina”.
El cártamo o alazor (Carthamus tinctorius L.) es una planta, de la familia de los cardos, originaria de la India, y que hoy su cultivo está extendido por todo el mundo.
Otros nombres con los que se conoce al cártamo son: alazor, azafrancillo de México, azafranillo, azafrán, azafrán bastardo, azafrán de moriscos, azafrán romí, azafrán romi, azafrán romin, cardo aceitero, cártamo, cártamo cultivado, cártamo doméstico, hierba-papagayo, macuca, simiente de papagayo, simiente de papagayos.
Descripción
Las plantas llegan de 3 a 15 dm de altura con cabezas florales globulares (capítulo) y comúnmente, de colores brillantes amarillo, naranja o rojo, floreciendo en pleno verano. Cada rama trae de una a cinco capítulos con 15 a 20 semillas por capítulo. Son muy resistentes a sequía y bastante susceptibles a heladas.
El aceite de cártamo es insípido e incoloro con un alto contenido de ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados, considerados como benéficos para la salud al reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
Los países con mayor producción de aceite de cártamo en el mundo son México, la India y los Estados Unidos. Siguen Etiopía, Kazakhstan, China, Argentina, Australia.
Cultivo del cártamo
Es una planta que se adapta a suelos poco fértiles, a diferentes climas y necesita poca agua, por lo que es una especie altamente adaptada a condiciones de aridez
Usos
Tradicionalmente, el cultivo fue utilizado por sus flores, que eran destinadas a la industria del colorante (amarillo y rojo) y de especias, especialmente antes del abaratamiento y disponibilidad de la anilina, y en medicinas. Desde 1950 a la fecha, la planta se cultiva para aceite vegetal extraído de sus semillas. También se produce jabón, harina de extracción y alimento para pájaros. Su aceite se usa también para fabricar pinturas.
En nutrición es similar al aceite de girasol. Muy usado como aceite de cocinar, en ensaladas, y para producir margarinas. Es consumido también como suplemento nutricional.
Las flores de cártamo se usan ocasionalmente en la gastronomía como un sustituto barato del azafrán (Crocus sativus), refiriéndose como “azafrán bastardo”. También sus semillas se usan comúnmente como alternativa a las semillas de girasol (maravilla) en la alimentación de aves y mamíferos, aunque las ardillas no gustan de él. El cártamo se llama Kardi en hindi (India).


INTRODUCCIÓN
Las primeras experiencias con el cultivo del cártamo se iniciaron en el país en la década de 1950 en el Chaco y La Pampa, y fueron extendiéndose con éxito hacia otras áreas sub húmedas.
El aumento de la superficie sembrada acompañó una mayor demanda mundial cada vez más decidida a consumir aceites vegetales, más saludables comparados con las grasas animales.
Sin embargo el cultivo aún es considerado como de alto riesgo por la dispersión de rendimientos que presenta, y ha retrocedido frente a otras alternativas más seguras. Esta variabilidad se considera el principal motivo de deserción de aquellos productores que lo consideran una alternativa viable.
Las tareas de investigación efectuadas hasta el presente han sido escasas, y los ensayos experimentales realizados en los centros especializados se destinaron a evaluar cultivares introducidos del exterior, de mayor potencial de rendimiento y contenido de grasa, más que a lograr variedades locales
PRODUCCIÓN MUNDIAL
La participación del aceite de cártamo en el comercio mundial representa apenas el 0,1 % del total de aceites. Los mayores productores son India y Estados Unidos, que en conjunto representan más del 60 %. Argentina, junto con México le siguen en importancia con participaciones similares que aportan entre el 15 y el 18 %.

Del total producido, cerca del 30 % se destina al comercio internacional.

El mayor exportador mundial es Estados Unidos, seguido por Argentina y México ambos con participaciones superiores al 25 %. Por el lado de la importación, los principales adquirentes son Estados Unidos, Alemania, los Países Bajos y Japón.

PRODUCCIÓN ARGENTINA
Más allá de algunos ciclos y variaciones puntuales la producción nacional de cártamo muestra en las últimas tres décadas una tendencia creciente,. Pasó de 650 hectáreas en 1981 a más de 90.000 en el ciclo 2010-2011.


La provincia de Salta representa casi dos tercios de la superficie implantada con cártamo.
Los rendimientos presentan una evolución errática, con un promedio de 733 Kg./ha , pero máximos de 1062 y mínimos de 432 kilogramos por hectárea.
INDUSTRIALIZACIÓN
A pesar del incremento en la producción primaria no existe una tendencia clara en el volumen industrializado a lo largo de la década,


2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010
Molienda 41.540 36.516 7.129 34.552 64.971 12.926 40.191 46.923 53.591 22.235
Producción aceite 12.929 11.871 2.424 12.111 23.077 15.114 14.817 16.212 16.775 8.284
Producción pellets 28.319 23.880 4.420 21.387 39.743 14.320 24.403 27.622 28.694 13.212

Casi la totalidad de la industrialización de cártamo se realiza en plantas ubicadas en las provincias de Córdoba (71%) y Santa Fe (29%).

EVOLUCIÓN DE LAS EXPORTACIONES DE ACEITE DE CARTAMO
Las exportaciones, al igual que la molienda, no configuran una tendencia estable, dado que los volúmenes varían marcadamente cada año.

El principal destino de las exportaciones de aceite de cártamo son los Países Bajos. En años recientes también se registran embarques a India.

CONCLUSIÓN
Una de las principales ventajas del cártamo se basa en su ciclo no estival, y por tratarse de una especie sumamente adaptada a la semiaridez, resulta posible extender el período ocupado por cultivos en zonas donde la estación seca es el invierno.
Su cultivo permite disminuir la estacionalidad de la producción agrícola de secano, reducir la erosión manteniendo el suelo cubierto durante épocas críticas invernales y configura una alternativa para la diversificación e intensificación de los recursos en zonas que tienen limitantes para otros cultivos. generando ingresos en el sector.
Aunque los volúmenes de producción obtenidos no son comparables a los de las principales oleaginosas, el aceite de cártamo tiene proyección internacional y ubica a nuestro país en posiciones de liderazgo.

Apuesta por la sidra


PEA: ENTRE TODOS DISEÑAMOS EL LARGO PLAZO

Por Ing. Agr. Dr. Lorenzo R. Basso Secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca


Sidra

Por Lic. Amalie Ablin - Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca


Cerdos, cambios y tendencias

Por Méd. Vet. Patricia Millares - Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca


Volver al buscador