Indicación Geográfica “Melón de Media Agua, San Juan”

Diferenciar es valorizar

Por Dra. Elena Schiavone

En el año de la Agricultura Familiar, un grupo de productores hortícolas del sur de San Juan, avanza en la diferenciación y valorización del melón de “Media Agua”, agregándole valor mediante una “Indicación Geográfica”, que destaca su calidad basada en el origen geográfico, los saberes acumulados a lo largo de generaciones, y la tradición productiva. El empeño configura un desafío, ya que se trata de un producto que se comercializa en fresco –con la vulnerabilidad que esto acarrea en la comercialización-, y no se conocen alternativas de procesamiento o industrialización a escala.

En el N° 55 de Alimentos Argentinos –octubre de 2012-, a través de la nota “El más dulce es de San Juan” se informó sobre el estado de avance del proyecto piloto del PROCAL, experiencia de construcción colectiva de la calidad, sobre la base de la gran reputación adquirida por el melón de Media Agua, que ya tiene décadas de presencia en los mercados frutihortícolas nacionales.
A dos años de ese informe, el proceso colectivo de identificación y protocolización de los parámetros productivos, normas de inocuidad, cualidades físico químicas y organolépticas,y genuinidad que diferencian a este sistema productivo localizado, ha logrado diferenciar al “Melón de Media Agua, San Juan” de los melones producidos en otras regiones del país: como melones del tipo blanco, redondos, piel crema, pulpa amarillo verdosa, pero … más grandes, jugosos, firmes, dulces, y con un aroma, textura y sabor único.
El trabajo que culmina con el reconocimiento del producto como “Indicación Geográfica (IG)” –sello de calidad oficial a cargo de la cartera agropecuaria nacional, normado por la Ley 25.380 y su modificatoria 25.966– se halla muy avanzado, y conocer sus pormenores permite apreciar el esfuerzo que deben desplegar productores, técnicos y autoridades para lograr una I.G.
Territorio, productores y consumidores
La protección del nombre geográfico procura crear un vínculo directo entre el consumidor, el producto, el territorio y las personas que cada verano logran colocar 6 millones de frutos en la mesa de las familias argentinas.
La IG –resumida en ese nombre y la etiqueta (actualmente en rediseño) acompañada por el emblema oficial del Ministerio de Agricultura– informa sobre esa calidad específica, particular, resultado de una combinación única e irrepetible entre la zona de producción –con sus características edafoclimáticas– y las personas que han sabido aprovecharlas para obtener un producto fuertemente anclado en el territorio. Se halla respaldada por la información técnica, científica, histórica y social que se vuelca en el expediente de registro, dando así satisfacción a los requisitos que exige la ley 25.380.
En el caso de la “Indicación Geográfica Melón de Media Agua, San Juan”, los informes señalan que:
• Es un melón blanco, de forma redonda, grande (2-3 kg de peso), con piel color crema, lisa y suave, con o sin presencia de retículo.
• La pulpa es amarillo verdosa, muy jugosa, azucarada y crujiente.
• Es un producto estacional y fresco, disponible desde diciembre a marzo de cada año.
• Es cultivado integralmente al aire libre, aunque pueden utilizarse protecciones térmicas, como microtúneles, que se retiran pasados dos tercios del ciclo de cultivo.
Esas características derivan de la combinación de factores naturales: suelos franco a franco arcillosos que fueran antiguos fondos de lagunas (cola de los Ríos San Juan, Desaguadero, etc.) irrigados artificialmente con agua de deshielo de la cordillera de los Andes, traída por el sistema de riego del Rio San Juan. El clima es árido desértico de montaña, con grandes amplitudes térmicas estacionales y diarias que favorecen que los frutos concentren más los azúcares y alcancen una textura crujiente. En la zona caen menos de 100 mm de lluvia anuales, y el sol se halla presente más de 300 días al año.
En lo que atañe a los factores humanos es relevante el manejo que realizan los productores: eligen la parcela y la nivelan para aprovechar el riego, arman los bordos, eligen el cultivar, hacen plantines, mulching, fertilizan, curan, cuidan el cultivo durante todo el ciclo (riegos, aporques, apicultura accesoria para favorecer el cuaje de frutos, etc.); y fundamentalmente, saben cortarlos en el momento justo de maduración, así como manipularlos, embalarlos y transportarlos con los cuidados que preservan su calidad desde el campo hasta a la mesa del consumidor.
Estos melones han sido y son cultivados año tras año (se registran antecedentes por lo menos desde 1920) en parcelas de 1 a 4 ha, por sucesivas generaciones de agricultores familiares, en su mayoría arrendatarios. Tienen maquinaria escasa, alquilada, prestada; insumos adelantados por intermediarios; mano de obra propia y familiar; canales de venta directa –puestos sobre la Ruta 40– y convencionales. Muchos han logrado estructuras asociativas que les permiten un mejor aprovechamiento de los factores de producción y canales de venta más rentables.
La Agencia de Extensión Rural Media Agua, del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, brinda apoyo técnico a los productores de melón desde 1977; y cada año realiza, en conjunto con la Escuela Agrotécnica Sarmiento, las Jornadas Técnicas de Cultivo de Melón que tienen alcance nacional y ya van por su XVI edición.
Cualidades físico-químicas y sensoriales
A lo largo de tres temporadas (2011-2012; 2012-2013 y 2013-214) en el Instituto de Investigaciones Tecnológicas (IIT) de San Juan, dirigido por la Ing. Ana Cernuda, se realizaron determinaciones físico químicas de los melones de Media Agua, comparando los resultados con los de melones producidos en otras zonas
Su tamaño, sabor, dulzor y jugosidad aparecen como relevantes, ya que en los casos de melones de distintos oasis productivos de Sarmiento (zona geográfica de la IG) se verificaron en los frutos las características que muestra la siguiente tabla, basada en las determinaciones físico-químicas realizadas.


° Brix a 20° C
HUMEDAD Sección externa media interna
91,15 8,78 11,48 15,8
85,73 11,5 14,6 18,82
88,08 13 13,61 14,91
88,72 10,2 14,41 18,92
88,1 11,8 14,91 19,12
90,12 9,02 12,8 14,12
91,53 11,68 15,21 16,62
86,81 8,4 16,11 18,32

El trabajo de caracterización sensorial, a cargo de un panel mixto de productores y catadores expertos, dirigido por la Lic. Adriana Turcato (CRESA, Universidad Católica de Cuyo), determinó que el melón tipo Rocío de Miel procedente de Media Agua (en las distintas variedades comerciales utilizadas en la zona), comparado con el mismo tipo de fruto de otras procedencias (Salta, La Rioja y otros departamentos sanjuaninos) presenta como atributos diferenciales:
• Jugosidad más elevada.
• Dulzor: atributo altamente valorado en el gusto del consumidor: “dulce”, que lo hace sumamente apetecible.
• Es poco fibroso, poco ácido y con una apreciación global importante estimada por el panel entrenado.
• Su carme es firme.
• Posee en su pulpa notas a banana, durazno, sandía, ananá, kiwi, etc.
• Es aromático, predominando los descriptores en la cáscara a mango, frutos tropicales, incienso, vainilla y papaya entre otros.

Perfil sensorial del melón de Media Agua

Autor: MG Adriana Turcato, CRESA, UCCuyo
El sistema de producción de melón en la zona fue definido en un protocolo específico que confeccionaron los propios productores para la IG, dando cuenta de los saberes y cuidados aplicados. Los productores también han implementado un “cuaderno de campo” que registra los pormenores del cultivo en todas las etapas, y les permite organizar las tareas y examinar el resultado económico.
Resultados del trabajo conjunto
Después de casi 4 años de trabajo mancomunado entre productores, instituciones técnicas y autoridades públicas locales, provinciales y nacionales, se logró el reconocimiento de todos los aspectos positivos del Melón de Media Agua como especialidad alimentaria, tanto en lo atinente a sus componentes económicos y productivos, como el espacio geográfico, sus recursos naturales, y los aspectos culturales y sociales (tradición, y cómo las personas se vinculan con ese producto, más allá de su condición de proveedor de recursos y empleo) .
En este trayecto, la IG ha demostrado su capacidad de constituirse en una fuerte herramienta promotora del desarrollo territorial:
• Ha fomentado la gobernabilidad alimentaria colectiva territorial. En el mes de mayo de 2013, nació formalmente la Mesa de Desarrollo Territorial del Melón de Sarmiento, como espacio donde convergen las instituciones públicas (INTA, SSyAF, Ministerio de Producción de San Juan y diversos programas, Municipio, etc) y organizaciones de productores. Funciona como una Red de Cooperación Local, con el propósito de dinamizar los procesos sociales y económicos del Departamento Sarmiento, generando un ámbito de participación y discusión sobre los problemas y demandas existentes en el sector productivo melonero. Además dinamiza el desarrollo de acciones conjuntas que favorecen el fortalecimiento del sector en su conjunto.

• Otorgó trascendencia pública a esta producción hortícola, a sus productores y a la calidad del producto que obtienen, lo que impulsó el desarrollo de políticas públicas de promoción y apoyo, así como la confluencia de diversas herramientas de financiamiento (Programa de Desarrollo de Areas Rurales; Asistencia Técnica y aportes no reembolsables PROSAP, aportes dinerarios para la conformación del Banco Rotatorio de Semillas, subsidios del MinCyT para equipamientos poscosecha, etc.)
Paralelamente al proceso de construcción de la calidad, se desplegaron acciones de promoción del producto y de difusión de la tarea. En orden a identificar colectivamente los melones de Media Agua, se gestionó y obtuvo un subsidio de parte del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación bajo la forma de aporte de DOS MILLONES de stickers a aplicar sobre los frutos.

Informes, reportajes y notas sobre el Melón de Media Agua aparecieron en publicaciones técnicas especializadas, así como en programas televisivos, diarios y revistas de interés general. Se sumaron a este trabajo diversas presentaciones en foros y seminarios nacionales e internacionales, así como eventos de cata y la participación en concursos. En Facebook, la página “melones de Media Agua” brinda información sobre las novedades que se registran.

Esta difusión, sumada a acciones de comercialización conjunta directa a mercados, generó nuevos compradores, y en casos puntuales una mejora de la rentabilidad del 27 % respecto del melón vendido en finca a través de intermediarios, como sucedió en el caso de una experiencia llevada a cabo en el marco del Programa de Desarrollo de Áreas Rurales (PRODEAR).

La experiencia acumulada demuestra nuevamente que una Indicación Geográfica (IG), incluso mientras se halla en construcción, tiene potencialidades que superan su primaria y conocida capacidad de comunicar una calidad única derivada del origen geográfico cuando son puestos en su rótulo y empaque.
En este caso se demuestra que pueden constituir el eje de un proceso de desarrollo del territorio y de valorización no sólo del melón, sino de todo el sistema productivo.

Polvos sumamente movedizos

Por Lic. Amalie Ablin

El jugo en polvo es una bebida con sabor a frutas, originalmente formulada en Estados Unidos por General Foods Corporation. El aumento de su consumo...


WWW: DESARROLLO COMPETITIVO LOCAL

Por Federico Rossato Lic. Comunicación Social - Agustina López Diseñadora Industrial

El Programa de Asistencia Integral para el Agregado de Valor en Agroalimentos (PROCAL) ha desarrollado un proyecto de Diseño y Programación de...


Exportación de confecciones de chocolate

Por Téc. María Paula Naso


Warrants: aniversario y capacitación


Volver al buscador